Agenda 2030 debe ayudar a combatir la desigualdad en México: experta

Vie, 12 Ene 2018
Próximo presidente deberá crear Plan Nacional de Desarrollo basado en lineamientos de la Agenda 2030, comenta embajadora mexicana ante la FAO
  • Martha Bárcena Coqui, representante permanente de México ante la FAO (Valentina González/IBERO).
  • César Villanueva, coordinador de la Licenciatura en Relaciones Internacionales de la IBERO.

El próximo presidente de México deberá desarrollar un Plan Nacional de Desarrollo basado en la Agenda 2030, cuyos objetivos principales son poner fin a la pobreza, luchar contra la desigualdad, la injusticia y hacer frente al cambio climático, señaló la embajadora Martha Bárcena Coqui, representante permanente de México ante la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Asimismo, los presupuestos que el nuevo gobierno mexicano empiece a ejercer y/o programar a partir de 2019 tendrán que ajustarse a los objetivos de desarrollo sostenible o, por lo menos, se tendrán que modificar los programas existentes en las diferentes secretarías de Estado.

La agenda, responsabilidad de cada país para alcanzar 17 objetivos de desarrollo sostenible, tiene la participación de toda la comunidad internacional. Durante la negociación, que duró dos años, se acordaron 169 metas y 232 indicadores para poder medir qué tanto progresan los países hacía esas metas. Todas las naciones tienen que informar de acuerdo a estos indicadores.

Durante la 'Cátedra Inaugural del Semestre Primavera 2018' de Relaciones Internacionales de la Universidad Iberoamericana, la embajadora Bárcena Coqui recordó que México adoptó la Agenda 2030 como un compromiso de Estado. Asimismo, reconoció que el país ha tenido progresos importantes, pues es de los países que más contribuye en el desarrollo de metodologías para los indicadores, a través del Inegi y del Coneval.

Destacó que por primera vez se hizo un cambio a la Ley de Planeación para fortalecer el diseño del Plan Nacional de Desarrollo. Esta reforma, que fue enviada por el Ejecutivo en septiembre de 2017, la aprobó el Congreso de Unión y después fue ratificada con algunos cambios el Senado. De esta manera, quien gane las elecciones de 2018 deberá entregar, a más tardar el último día hábil de abril de 2019, su Plan Nacional de Desarrollo.

Para Bárcena, uno de los retos fundamentales para México es la desigualdad, no sólo el combate a la pobreza, pues mientras no se resuelva este tema, México no progresará, ni crecerá económicamente, ni los mexicanos tendrán el desarrollo humano que merecen.

“La desigualdad es una de las causas de la violencia en México, por lo tanto, tenemos que enfrentarla y entre más pronto mejor. La Agenda 2030 podría ayudar a superar las diferencias ideológicas. Puede ser un marco de referencia para concentrar los esfuerzos del Estado mexicano en las zonas más desfavorecidas”, dijo.   

Aseguró que la a Agenda 2030 ofrece la posibilidad a todos los partidos políticos, ONG y al sector privado de sumar esfuerzos más allá de las diferencias ideológicas y de encontrar los mecanismos y las fuentes de inversión necesarios para el país.

“El reto son áreas de Oaxaca y Chiapas que tienen pobreza similar a las de África. Mi visión desde la FAO es que tenemos que hacer un gran esfuerzo, sobre todo en el sur, para lograr hambre cero; mientras la gente este desnutrida y los niños no tengan qué comer y se queden dormidos en clase no podremos progresar”, enfatizó la especialista.

Finalmente, señaló que el gobierno tendrá que hacer un gran esfuerzo en cambiar su enfoque hacia el desarrollo rural porque nos hemos olvidado de los pequeños propietarios, de quienes tienen menos de cinco hectáreas y de la agricultura de subsistencia.

Notas relacionadas:

IBERO reúne a expertos que contribuirán en la agenda para transformar al país en 2030

México, rezagado en paz, seguridad, justicia y pobreza de cara al 2030

Valentina González/ICM


COMPARTIR: